FSC-CCOO País Valencià | 5 de març 2024.

La FSC CCOO PV denuncia el incumplimiento de los acuerdos por parte de la Inspección de Trabajo

  • Inspección de Trabajo y Seguridad Social va a la huelga el 21 de diciembre en todo el País Valencià.

La administración sigue deteriorando los servicios públicos esenciales que no deja de deteriorase cada día que pasa en la Administración General del Estado.

20/12/2022.
Concentración Inspección de Trabajo y Seguridad Social

Concentración Inspección de Trabajo y Seguridad Social

El Sector de la Administración del Estado de CCOO PV  denuncia la actitud de una Administración, de un Gobierno, que en Julio de 2021 llegó a un diagnóstico compartido con la representación de los trabajadores y trabajadoras, pactó una serie de medidas urgentes para garantizar el adecuado funcionamiento de la institución y un año y medio después no ha cumplido con ninguna de las medidas comprometidas en el acuerdo firmado, por tal motivo se convoca huelga el día 21 de diciembre en todas las sedes de Inspección de trabajo en el País Valencià.

Poner de manifiesto el compromiso de la plantilla y de las organizaciones convocantes de esta huelga con el servicio público que debe garantizar la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y anunciar que esta lucha no se acaba con el día de huelga de hoy y continuará hasta que se resuelvan todas y cada una de las carencias que impiden el adecuado funcionamiento del organismo.

Falta plantilla hasta un punto peligroso que pone en cuestión el funcionamiento del organismo. En la Comunidad Valenciana hay cerca de 82 inspectores de trabajo y 180 subinspectores por cada 8.900 asalariados

Se carecen de los medios técnicos y materiales necesarios. Los existentes están en verdadero proceso de envejecimiento.

La estructura existente no sirve. Está pendiente de adaptarse a la norma legal. Se carece de elementos de estructura, de dirección y organizativos.

Hay una descapitalización permanente de personal y de conocimiento. No hay aliciente para que la plantilla continúe y esto provoca una permanente tendencia a la huida de plantilla.

Se nos hacen llegar argumentaciones desdichadas del tenor “los acuerdos se firman y luego se caen cosas de los mismos” y en definitiva todo contribuye a definir un ambiente de tal incertidumbre para la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que, aunque solo sea por responsabilidad, lo único que cabe es mantener la convocatoria de huelga y esperar que las razones y lo razonable lleven al Ministerio de Trabajo y Economía Social y al de Hacienda y Función Pública a cerrar con urgencia las soluciones pactadas en julio del pasado año.