Absueltos todos los policías denunciados por el Ayuntamiento de Torrevieja

    La justicia ha hablado. Sólo queda la negociación, como siempre. Debe acabar el "ordeno y mando" de otros tiempos. No cabe en Democracia.

    18/11/2014.
    Polis

    Polis

    Hace tan solo unos días fueron absueltos todos los policías denunciados por el Ayuntamiento en sendos juicios de faltas. Tanto los agentes y operarios de la limpieza urbana que mostraron sus torsos desnudos en un pleno con consignas como " no a la división", "coherencia policial", "diálogo" y "dignidad policial" así como los dos policías falsamente acusados de romper una máquina de fichar, fueron absueltos.

    Todos los denunciados por el Ayuntamiento de Torrevieja habían participado activamente en las reivindicaciones laborales que se suceden desde hace más de un año y que solicitan que se abran vías de diálogo para que policías con cáncer, dolencias degenerativas y enfermedades graves tengan a una plaza de Segunda Actividad -como marca la ley-; se cumplan las sentencias dictadas a favor de los funcionarios de policía, se aplique el protocolo moobing que se incumple sistemáticamente por el Ayuntamiento salinero, se respete la normativa laboral de descansos, se negocien los horarios de la policía local, se cubran las plazas de mandos en propiedad, se apruebe el necesario Reglamento de Policía, se configuren protocolos de actuación que no existen, ni siquiera, para cubrir la seguridad del tráfico en los colegios públicos, así como un largo etc. de reivindicaciones laborales que han caído siempre en saco roto.

    A cambio de solicitar diálogo, de suplicar reuniones con el Alcalde, de exigir mejoras y profesionalidad en la policía local, los representantes sindicales y policías de base que sujetaban las pancartas, fueron recompensados con la apertura masiva de expedientes y denuncias vía penal en los juzgados. El intento de criminalización de la protesta se había puesto en marcha. El punto álgido de este enfrentamiento entre los policías que reclamábamos dialogo y quienes nos tildaban de "garbanzos negros y errores administrativos" llegó con la filtración ilegal de unas imágenes de una cámara interior de las dependencias de la policía local de Torrevieja. Sin esperar audiencia judicial, el señor Albadalejo, movido por la sensibilidad que lo caracteriza, utilizó esa filtración de imágenes para denostar a dos policías. El representante público en cuestión, entre los ripios que dedicó a estos dos agentes de policía, destacaba que "hay agentes que no son dignos del uniforme, (...), me indignan este tipo de comportamientos y (?) espero que caiga todo el peso de la ley". Para el señor Albadalejo estos policías -absueltos por sentencia judicial en firme- eran culpables de antemano porque "las imágenes hablan por sí solas". La semiótica de este representante público tendrá que ir al oculista porque el juez, el fiscal, los testigos, y prácticamente todos los que asistieron al juzgado, vieron claramente que estos policías locales habían sido falsamente acusados de romper una maquina de fichar, que casi siempre estaba averiada.

    El señor Eduardo Dolón,  por su parte aseguraba que no le iba a temblar el pulso si las investigaciones "llevan a la expulsión de algún funcionario", llamó "indignos", a quienes participan en las protestas policiales, amenazó con expedientes y sanciones y mintió descaradamente al afirmar que un dirigente de CCOO, se avergonzaba del comportamiento de algunos representantes de este sindicato en la policía local de Torrevieja.

    Hace unos días la verborrea llegó a su fin y hablaron los tribunales. Todos los policías locales denunciados por el Ayuntamiento fueron absueltos. En justicia, los que habían acusado falsamente debían, al menos, pedir disculpas por el daño gratuito, grave e irreversible que habían provocado a familias enteras. Sin embargo, ayer ,el señor Dolón en un medio de radio resolvió que, en vez de pedir perdón, "la opinión la tengo muy clara, sigo estando en el mismo lugar que estaba al principio del comienzo (?)" que más allá de errores de estructura sintáctica evidencian que, su postura es inamovible y que todo el dolor generado no le ha servido para reflexionar sobre la  tremenda problemática que arrastra su policía local.

    Desde este sindicato queremos destacar que de nada sirven la apertura de expedientes disciplinarios arbitrarios, de nada sirven las amenazas gratuitas o las denuncias infundadas en los juzgados. La solución no está en utilizar el terror como arma de trabajo sino en el DIALOGO. Criminalizar a la parte adversaria y querer aniquilarla sólo generará más problemas y más inquina. Es el momento de olvidar los odios, el estatismo en la aversión y buscar consensos. Desde este sindicato, seguimos teniendo las puertas abiertas al diálogo, deseamos alcanzar acuerdos y encauzar una situación que se ha tornado insoportable.

    A pesar de la feroz persecución a la que nos sentimos sometidos, de  las acusaciones gravísimas que no respetaron la presunción de inocencia de los policías locales y de las descalificiones, desde CCOO todavía estamos dispuestos a sentarnos en mesas de negociación las veces que haga falta. Dialogar sin descanso y compartir ideas. No hay otra solución y además es lo correcto.

    CCOO-Torrevieja 12 de noviembre de 2014

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.