La Policía Local junto al resto de empleadas y empleados públicos

    Llevamos tiempo padeciendo las envestidas del Gobierno de turno siguiendo los desig-nios de "los mercados" contra nuestras condiciones de trabajo, nuestros salarios y contra los derechos conseguidos año tras año de lucha y reivindicación.

    24/02/2012.
    CCOO-Policía

    CCOO-Policía

    (24/02/2012).- Las mejoras alcanzadas en materia de horarios, jornada y turnos de trabajo; el reconocimiento salarial de las peculiaridades de la función policial que no había acabado de tomar cuerpo por la negativa de la Conselleria a negociar un Decreto de retribuciones; la perspectivas de avance en lo profesional sobre la base de mejoras de futuro en materia de estructura y clasificación de categorías, etc, se ven ahora truncados por la miopía gubernamental, obsesionada en sanear un "déficit económico" que ellos mismos generaron mediante la política del despilfarro y la corrupción que se movió en torno al mismo.

    Ahora, los ayuntamientos, agobiados por la situación económica en la que se encuentran, asfixiados en gran medida por los impagos de la Generalitat a razón de millones de euros, se miran el ombligo y ponen su vista en la opción más "sangrienta": Hacer pagar a sus empleados y empleadas por las culpas de las administraciones autonómica y estatal cuya falta de financiación los han llevado a esta situación de crisis.

    En lugar de plantar cara y exigir como hacen otros colectivos que les resarzan la deuda, poniéndose a la cola y movilizando la opinión pública, los vemos en la mayoría de los casos callados, sin hacer ruido, evitándole más problemas a sus jefes de filas, ya sea en la Generalitat o en el Gobierno de España.

    Algunos ayuntamientos han optado por saquear los derechos negociados y acordados con su personal, sobre la base de "un bien mayor" "en beneficio de la ciudadanía", depauperando con ello los propios servicios públicos, por tanto la calidad de los mismos, por tanto la garantía de los derechos de los ciudadanos y ciudadanas de sus municipios.

    En muchos ayuntamientos se está planteando una controversia desafortunada que busca enfrentar a unos trabajadores con otros: La modificación de condiciones de trabajo a la baja con carácter general para provocar a su vez la rebaja del valor hora trabajada y abaratar la prestación de servicio por parte de los policías locales.

    Estas maniobras deben recibir el rechazo unánime de todo el personal del ayuntamiento, pertenezca al colectivo que pertenezca. La respuesta a la crisis, la respuesta a las decisiones que tome la administración deben ser radicalmente unitarias y solidarias. Quien no lo entienda así se está excluyendo de la lucha común que debemos desarrollar todos y todas en defensa del Servicio Público, de nuestras garantías y derechos.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.